jueves, 7 de julio de 2016

ACTITUDES EN MAGIA II.



No estabas allí al principio. Tampoco estabas allí al final... Tu conocimiento de lo que está pasando sólo puede ser superficial y relativo...”




Existe un perfil de comportamiento que nos resulta especialmente molesto por lo ineficaz de su praxis. Dicho perfil, es frecuentemente encontrado entre practicantes de corrientes mágicas “blandas”, en exceso teñidas de influencias New Wave.

Dentro de las corrientes de “buenrollismo” imperantes, las cuales continúan creando falsas expectativas en los individuos, es bastante común encontrar los manidos mensajes teñidos de “pensamiento positivo”, luz, buena vibra, “si quieres puedes”, y un largo etc de falacias más propias de engaños de autoayuda, que de práctica mágica real. Esto, en principio pudiere parecer endémico de wiccanos laxos, pesudorientalistas, “posers”, o cristianos plañideros, sin embargo el sendero siniestro no escapa a esta engañosa tendencia.

Los anteriores ejemplos mentados no revisten interés alguno para nosotros, es cosa suya el despertar a la realidad de las cosas. Por el contrario, el matiz que dichas actitudes vacías adquieren dentro del sendero oscuro, si son objeto de nuestra atención...


Entre algunos practicantes, y más ahora, un momento en el cual el “sendero siniestro” está experimentando un aparente mayor crecimiento y difusión, este tipo de comportamiento es cada vez más corriente. Al parecer, entre algunos practicantes, es norma común el pensar que con pavonearse y presumir vanamente de los dioses oscuros con los que trabajan, y los impíos “grimorios” que estudian, todo viene por añadidura.

Pues no mis queridos brujos oscuros, es perfectamente posible el resultar tan infantilmente inocuo dentro de la práctica del sendero siniestro, como cualquier “frikifan” de “Charmed” o de Harry potter cuando practican su pseudopaganismo adolescente...

Da igual que te identifiques con Satán, lucifer, el adversario, Hekate, Kali, Morrigan, Nyarlathotep, Odin, la santa Muerte , o el propio Crom en una mañana de resaca. Poco importa que devores cuantas “guías Michelin” para el tránsito por el Sitra Hatra caigan en tus manos, poco importa si perteneces a la más oscura logia negra o eres el presidente del club de fans de los Aghori...

Como de costumbre la gente confunde las cosas, y se empecina en trabajar la energía de fuera hacia adentro en lugar de al revés, algo que hemos denunciado y advertido millones de veces desde el templo, al parecer, a la mayoría le resulta imposible el sustraerse a esta costumbre, algo muy común entre quienes no han podido sacudirse de encima la manera de trabajar de quienes ven a las entidades como algo totalmente exógeno a ellos mismos, y que exclusivamente devocionan con señales externas y superficiales.


Deja de preocuparte por presentarte como mago negro o practicante del sendero oscuro, y si lo haces, que no te quite el sueño el que te reconozcan como tal. Si en verdad lo eres, nadie podrá negarlo aunque no lo reconozcan abiertamente. La recompensa no es pública, no es el reconocimiento de los poderes del mundo o las instituciones, ni siquiera el de otros practicantes.

Ha de serlo solamente el de tus iguales, (entre nosotros nos reconocemos mal que les pese a muchos), y el de los dioses a los que sirves ; dicho reconocimiento, y las recompensas que acarrea, suelen ser privados, circunscribirse a tu esfera personal, más no por ello deja de ser perceptible para el buen entendedor o para quienes cuentan con una segunda visión bien desarrollada.

Desengañaos, este trabajo no es flor de un solo día, no hay una meta que cruzar, no existe cinta que romper con los brazos en alto a semejanza de una carrera popular. Es más profundo, más íntimo, más atemporal y en absoluto perenne. Es una forma de vida ( cuántas veces habremos repetido esto...)

En el seno de nuestro templo, orgullosamente nos jactamos de contar solamente con nueve o diez miembros, entre los cuales, y lejos de tópicos igualitarios estúpidos, la barrera entre quienes enseñan y aprenden es difusa y dúctil.


Cada vez más a menudo dentro de las redes sociales, ciertas personas y grupos desaparecen, limitan sus actividades virtuales al mínimo indispensable. Limitan el alcance de sus artículos y reflexiones, coartan el acceso a su persona y conocimientos.

Es uno de los muchos signos de lo genuino que hay detrás.

Daos prisa en identificarlo, pues no tardaran en seguirles los imitadores...



Namaste” ...V¨¨V

3 comentarios:

  1. Pues eso... namaste, aunque yo preferiría café. Un placer leer tus artículos Daniel!

    ResponderEliminar
  2. ¿De veras crees que esos "imitadores" de los que hablas también copiarán la falta de actividad en las redes y blogs? Es posible que tengas razón, pero entonces, ¿cómo engrandecerán su ya dilatados egos? Un abrazo, Noctis.

    ResponderEliminar
  3. Buena pregunta Tengu, esas arañas siempres estará agazapadas al otro lado de su tela.

    ResponderEliminar