domingo, 13 de marzo de 2016

ACTITUD EN LA BRUJERÍA 2ª PARTE, SOBRE LA DUREZA.

   SOBRE LA DUREZA.


EL cansancio ronca sobre los guijarros, mientras que la pereza halla dura una almohada de plumas...”
William Shakespere.




Os diré algo sobre la dureza. En ocasiones se me inquiere si no preferiría la comodidad de vivir de mis escritos a la fatiga del trabajo duro a la intemperie. No voy a negar que sería tonto si no lo hiciera, pero eso no me impide apreciar lo que tengo...


Nos hemos ablandado, quienes gozamos del privilegio de vivir en el primer mundo, nos lamentamos quejosamente ante el más banal de los inconvenientes. Además de todo ello, nos permitimos mirar con aires de superioridad a las gentes de países en donde las condiciones de vida son más duras.


Hubo hombres que cruzaron los tempestuosos mares del norte, sin más abrigo que unas pieles y el valor que es fruto de la necesidad. La adversidad templa el espíritu, y forja el carácter. Todo lo que una vez hizo grandes a nuestros antepasados, se alumbró luchando contra las condiciones y el entorno. La comodidad de los tiempos actuales propicia la debilidad consecuencia de nuestra separación de dicho entorno. El gradual distanciamiento del hombre para con el medio en que habita, acarrea su “desconexión” con la fuente.


La humanidad y su planeta, son como un chiquillo que cree que no tiene porque cuidar la casa, creyéndose el dueño de esta, cuando en realidad simplemente lo han dejado solo hasta el retorno de sus padres.


Evolucionar es adaptarte al medio en el que vives no al revés.
Con la Naturaleza y los Dioses, los humanos hacemos lo mismo que con las personas, intentar controlarlas y cambiarlas antes de llegar siquiera a conocerlas...


La dureza de la vida y el medio en que esta se desarrolla, determinan en gran medida el grado de aptitud de un pueblo.
La dureza proporciona algunas lecciones vitales que sería necesario recordar:

Nos da coraje para enfrentarnos a cualquier desafío que se nos presente.
Nos enseña a apreciar la verdad de las cosas, sin la verdad no podemos ver la realidad tal cual es, sin adornos ni artificios, requisito indispensable este para vivir plenamente y sin esclavitud.

Nos hace honorables, pues nos empuja a conquistarnos a nosotros mismos en lugar de  imponerse sobre otros, solo quienes esto consiguen pueden el permitirse aconsejar en ocasiones a los demás.

Nos enseña fidelidad, pues nos descubre en quienes podemos depositar nuestra confianza, los falsos amigos salen corriendo cuando se avecina tormenta en los cielos.

Nos disciplina, la necesidad te obliga a permanecer alerta diariamente, sin bajar la guardia en ningún momento, nos hace atentos y pendientes. Gracias a ella entendemos e incorporamos el ejercicio del hábito.

Nos hace partícipes del sentido de la hospitalidad en tiempos difíciles, cuando las dificultades aprietan apreciamos en cuanto vale la ayuda de los demás y la mano que se nos tiende, invitándonos a hacer lo mismo y a crear lazos con quienes son cercanos a nosotros.

Nos hace valorar la independencia, la autosuficiencia y por ende, la verdadera dimensión de la palabra individualidad. Siendo así un ser completo, nada hay mejor que un buen líder para un clan, salvo un clan de líderes...

Laboriosidad, cualquier colectivo solo necesita dos tipos de individuos; quienes lo engrandecen de cualquier manera, y quienes lo mantienen de cualquier manera. Ambas cosas son aportes y por tanto necesarios y deseables, solo la sustracción y la falta de aporte son condenables.


Constancia y paciencia, otra gran lección de la dureza y los tiempos difíciles. Cada cosa tiene su tiempo. Construir siempre fue algo costoso, sobre todo si se busca la permanencia y fortaleza en aquello que se construye, sea lo que sea. Destruir siempre fue notoriamente más fácil y signo inequívoco de seres inferiores. Quien puede construir sabe también destruir. Quien únicamente sabe destruir nada sabe de construir cosa alguna...”




Todos nuestros antepasados paganos sabían esto, eran plenamente conscientes de ello por la cuenta que les traía. Si verdaderamente sois capaces, no solo de entender, sino de integrar todo lo descrito hasta ahora en vuestras vidas con sinceridad, podemos empezar a hablar sobre magia...  

Fotografía empleada by Rik Garret:http://www.rikgarrett.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada